La gran lista de los precios psicológicos.

La gran lista de los precios psicológicos.

psicología de preciosLa gran lista de los precios psicológicos.

PIENSA en varias etiquetas de productos que has adquirido o solamente visto en las tiendas a lo largo de los años, ¿verdad que en la mayoría encontramos precios como $19,99 en vez de sólo $20? ¿Por qué sucede eso? Porque se aplican precios psicológicos.

La psicología de los precios se basa en estudios que demuestran que las personas procesan los valores numéricos en función de las emociones que provocan. Por lo que ciertos precios tienen un impacto psicológico en el consumidor. Por eso, con una pequeña rebaja o aumento de algunos céntimos en el precio, se logra conseguir un gran impacto en las ventas.

Por este motivo, el proceso de estimación y cálculo del precio no debe basarse únicamente en el costo del producto. Más bien, debe tomar cuenta qué significa para el cliente ese producto en términos de la valoración que le da respecto a cuánto está dispuesto a pagar a cambio de poseerlo.

Así que surge la pregunta: ¿Cómo influir en la percepción que tienen las personas de frente a un determinado precio y motivarlas a comprar?

Veamos cómo influir en la percepción de las personas con 10 diferentes tácticas.

10 Tácticas de Precios Psicológicos Para Influir en la Percepción de las Personas

Táctica 1: Reduce de un dígito el numero a la izquierda

disminuir digito izquierdo del precio

El efecto positivo no se debe a los nueves del precio. El culpable es el dígito de la izquierda. Un céntimo de diferencia entre 3,00 y 2,99 lo cambia todo.  El cerebro codifica rápidamente el tamaño de un número antes de terminar de leerlo

Táctica 2: Cuanto más pequeño sea el tamaño de fuente del precio, mejor

Las personas perciben que los precios son más bajos si se muestran en una fuente más pequeña y con menos espaciado. Esta táctica es especialmente efectiva cuando se contrasta el precio con un precio de referencia mostrado a mayor tamaño.

Táctica 3: Utiliza palabras relacionadas con una pequeña magnitud

Al escoger las palabras que acompañan al precio, se debe elegir un lenguaje relacionado con un valor pequeño (“bajo”, “pequeño”, “mínimo”) ya que las personas se muestran más receptivas al precio cuando se relacionan a una pequeña magnitud.

Táctica 4: Ofrece pagos a plazos.

Las personas prefieren la opción de pagar un producto en plazos más pequeños en vez de una gran suma de golpe.

Táctica 5: Posiciona los precios bajos hacia la izquierda

Por ejemplo, cuando vemos una cantidad escrita en la parte superior de un papel, metafóricamente la asociamos con cualidades buenas, positivas, superiores. Lo mismo ocurre con los números. Conceptualizamos los números más pequeños como pertenecientes al lado izquierdo. Por tanto, hay que poner el precio en la parte inferior izquierda de la etiqueta, para alterar su percepción.

Táctica 6: Redondeo del precio

Los precios redondos se procesan con rapidez en el cerebro y funcionan mejor en compras emocionales ya que al cerebro le “parece justo”. Lo contrario también es cierto. Se necesita más trabajo mental para procesar precios sin redondeo. Así que esos precios detallados o específicos parecen más adecuados para compras racionales.

Táctica 7: Muestra los productos y precios en el orden adecuado.

En función del tipo de producto que vendas, debes tomar en cuenta el orden del producto y el precio. Cuando se trata de productos de lujo, o sofisticados, es importante que primero vaya el producto seguido por el precio. Mientras que para artículos de “menor categoría”, o “más comunes”, funciona mejor anteponer el precio.

Táctica 8: Comienza las negociaciones con un número más alto

Si quieres que algo parezca barato, primero empieza la negociación con un precio alto y preciso para establecer un punto de anclaje. Así el siguiente precio se percibirá como más bajo.

Táctica 9: Exponer a las personas a precios “accidentales” más altos

Exponer a los clientes a precios más elevados incluso de productos que no tengan nada que ver,  puede convencer a las personas a pagar un precio más alto por un producto.

Táctica 10: Ofrece una opción de descuento combinada

Para que el cerebro tome una decisión, utiliza siempre tres opciones. Al cerebro le gusta el número 3. Cuando ofreces diferentes versiones de tu producto, el público comparará por naturaleza esas opciones. Para guiar a la gente hacia la versión más cara, se puede  añadir una versión similar pero “peor” de un producto caro para convertirlo en más atractivo.


El precio no es igual que el valor

Cada vez que compramos algo, sentimos una sensación de dolor, lo que a menudo se conoce como el “dolor de pagar”. Por eso aplicar estas tácticas, y muchas otras que puedes conocer al acceder aquí , puede realmente reducir lo más posible ese dolor y motivar a las personas a comprar.

Sin embargo, aplicar los precios psicológicos podría no ser suficiente si no sabes comunicar el valor de tu producto. Es importante que respondas a estas 3 preguntas:

• ¿Qué lo hace especial?
• ¿Cómo es mejor que otros productos?
• ¿Por qué los clientes lo disfrutan?

Cómo ves, el análisis que hay que hacer para fijar un precio, incluye aspectos que están más allá de la mera fijación racional de un valor. Ya que el comprador decide sus compras no sólo por la valoración racional  sino que también por una fuerte componente emocional.

Por eso toma en cuenta esta gran lista de precios psicológicos para justificar tus precios.  Como ves, para vender más no es necesario recurrir a la táctica de bajar tus precios para hacer tu producto “más atractivo”.

Muchas veces un precio menor al valor percibido hace rechazar al producto, así que demuestra siempre qué lo hace especial, ponle un precio ético y justo y los clientes no tendrán problemas en pagar por él.

Si te gusto este articulo, también podrías leer: Los 10 secretos del Marketing Emocional 

¡Hasta la próxima!

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda? Contacta Whatsapp
¿En qué curso estas interesado/a?
Community Manager, Trafficker Digital, Digital Coach o Vendedor Digital