Haz que el cliente te elija a ti, no a tu empresa

haz-que-el-cliente-te-elija-a-ti-no-a-tu-empresa

Haz que el cliente te elija a ti, no a tu empresa

Cantidad no es lo mismo que calidad. Tenemos demasiados estímulos a nuestro alcance hoy en día y es por eso que todo lo que hagamos en Internet y en las redes sociales debemos hacerlo con cariño, debemos personalizarlo y debemos mimarlo con tiempo.

A la hora de conservar un blog activo, esto es algo que se nos plantea muchas veces. Sabemos que para posicionarlo adecuadamente es necesario mantenerlo al día y publicar cada poco tiempo. ¿Qué dos traumas nos pueden aparecer al intentar llevar a cabo este objetivo?

haz-que-el-cliente-te-elija-a-ti-no-a-tu-empresa

El trauma del folio en blanco: no sabemos sobre qué escribir y nos bloqueamos mirando fijamente durante mucho tiempo al mismo folio en blanco.
El trauma de publicar por publicar: tenemos poco tiempo y nos obsesionamos con que tenemos que publicar ya, así que decidimos coger lo primero que vemos y empezamos a escribir sobre cualquier cosa.

Cuando nuestro blog es personal y escribimos por hobby, podemos ser mas flexibles y no preocuparnos tanto por el contenido. Sin embargo, cuando el blog en el que participamos es profesional y va relacionado con nuestra empresa, la cosa cambia. Es muy importante tener en cuenta una serie de puntos para generar engagement y, sobre todo, para identificar este blog con la empresa:

1. La mejor manera de contar algo es a través de una historia. Deber ser cercana, piensa en cómo se lo contarías a tus amigos y ponle entusiasmo. No siempre tenemos por qué narrar las cosas de forma “políticamente correcta”, es importante ponerle pasión y contarlo de una forma adecuada pero divertida a la vez.

2. Cuenta algo interesante. ¿Te gusta el tema que has escogido? Si a ti no te interesa, seguramente al público al que te dirijas tampoco. Lo único que conseguirás será confundir a la audiencia y no generarás el interés que buscas. Nadie sabe de todo, todos tenemos temas que nos interesan más o de los que podríamos hablar más que otros, por lo que aprovecha esta cualidad e intenta llevar los temas a tu terreno.

3. Personifica tu empresa. El blog es de la empresa, sí, en eso estamos de acuerdo, pero, ¿quiénes componen una empresa? Sus trabajadores. Una empresa sin nadie que la componga no es nada. ¿Y qué quiero decir con esto? Que a las personas nos gusta hablar con otras personas, imaginarnos que quien está publicando los posts es una persona (con sus sentimientos), y no solo una empresa que lo único que quiere es vendernos.

Haz-que-el-cliente-te-elija-a ti-no-a-tu-empresa4. No importa cómo sea tu empresa, grande o pequeña, seguro que la historia que estás contando es importante. No obvies los detalles, tus detalles, esos son los que harán que tu historia sea única, diferente al resto. Esto creará una marca propia, personal de la empresa. Si todos nos ponemos a contar lo mismo sin ningún tipo de personificación, todo adquirirá el mismo matiz y nadie se acordará de nosotros, simplemente seremos uno más.

5. No te olvides de los objetivos, estrategia, público y demás factores que identifican a tu empresa, a tu marca. Cuenta las historias de acuerdo a estos puntos, el post tiene que ser coherente con nuestros valores. Así, reforzaremos nuestra marca.

6. Y por último, pero no menos importante, una vez que hayamos publicado el post, debemos estar atentos a los comentarios que nos dejen sobre él. Tiene que haber feedback con la audiencia, contestemos a los comentarios y agradezcamos la interacción recibida.

Si vemos que una vez publicado, podemos optimizar nuestro contenido, hagámoslo. Sacaremos dos cosas buenas de aquí: Google nos premiará con mejor posicionamiento y nuestra audiencia lo considerará como una muestra de respeto hacia ella.

¿Y qué pasará si seguimos todos estos consejos? Nuestros lectores dejarán de vernos como una institución, seremos personas cercanas que cuentan historias. Podemos olvidarnos del producto que vende una empresa o de su logo, pero será difícil que nos olvidemos de una buena historia.

Y es que, al fin y al cabo, lo que debemos conseguir es que nos escojan a nosotros primero, para que luego acaben decidiéndose por nuestro producto.

No Comments

Post A Comment